sábado, 15 de febrero de 2014

La Puerta





Juan, es un carpintero de buena mano pero mal afortunado en la vida. Víctima de los rigores del llano y del abuso civil —aunque más de éste—.
Ahora se le ve desmontar la vieja puerta —si así se le puede denominar a esos listones aserrados— de la entrada principal de su choza. Por el intersticio —en dirección hacia el llano—,  se asoman las fauces de una hoya a medio excavar al lado de tres cruces de madera.  

Cantidad de palabras: 81

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas