sábado, 15 de febrero de 2014

CONTEMPLACIÓN





Yace acostada. Sus ojos cerrados son dos aceitunas en reposo. Se le ve serena, a pesar de los susurros de los alrededores. Sus manos, son ramos blancos que no han sido maltratados. Ya todo lo almacenó su corazón. Es hora de cerrar su ataúd.

Cantidad de palabras: 45

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas