sábado, 15 de febrero de 2014

LA HISTORIA DEL VARÓN Y EL ESPINO



Este varón arrancó unas pocas ramas de aquel espino. Probablemente al extraerlas se habría herido. A esos gajos los dispuso para algo parecido a una alhaja rudimentaria. Luego se supo que proclamó a un rey, a quien le manaba sangre de la frente al instante de la coronación.

                                                                                                           Cantidad de palabras: 55

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas