sábado, 15 de febrero de 2014

ATENTADO





—¡Eh! ¿Por qué me robas ese beso? —dijo, sorprendida por la arremetida.
—Es que hace rato me tenías tentado.

Cantidad de palabras: 20

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas