miércoles, 8 de abril de 2015

La Orgullosa



Postal Sugestiva


¡Orgullosa y atrevida!,
¡accesible y espontánea!
Se afirma para liberar, 
                y deliberar, 
sobre ciertas dimensiones
         de su volumen esparcido, 
permitiendo que el espacio lama
cada vestigio del torso;

   e intenta, 
 además, amamantar el deseo por la carne.

Las tetas, 
              encantadoras ascensiones,  
              números de la efigie femenina,
              alimento de la lujuria en agonía,
se curvan armoniosamente, en un acto
                  para esclavizar la pasión,
                 y 
       en torno al espacio concurrente,
              cede toda confidencia de sus altitudes,
que han permanecido bajo incertidumbre
                 de sombras manipuladoras.

           Tetas para un plácido desenlace;
           tetas investidas de salvada piel, 
          con incrustaciones 
    de fresas húmedas 
  —alentadores 
naturales de la boca—.

  ¡Hembra orgullosa!
       golpeando con las tetas, 
  la tragedia en la que sufrió impedida.

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas