domingo, 30 de abril de 2017

Glosa a Perdóneme Tío Juan



No te dejes engañar
cuando te hablen de progreso
porque tú te quedas flaco
y ellos aumentan de peso.
(Alì Primera)


           
Alí, calla ese cantar,
que pareces un poseso,
¡no te dejes engañar!

Un edén te será expreso,
un edén paradisiaco
cuando te hablen de progreso.

Luego será el arrumaco
que sentirás hasta el hueso
porque tú te quedas flaco.

Pillos urdieron la chanza
engatusando tu seso;
hoy, decrece tu enseñanza
y ellos aumentan de peso.




Copla de colofón

¡Qué vaina, tío Juan!,
puede que no sepa nada;
malo es canturrear de más
y la idea quede falla.

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas