viernes, 2 de abril de 2010

Marchábase a dormir



En un octubre del Sur

En verdad fue a dormir,
a recogerse entre las rocas que interrumpen al mar.
Soportaba aquel vestido empapado por lágrimas,
a fuerza de su copa arrancada.

Fosforecía la caléndula
cuando en la madrugada, la depresión,
condujo sus pies hacia la movilidad de las olas.

Pasos reformando la arena;
mirada, como aguja girando hacia la última vibración;
brazos con la voluntad de naufragar.
Andaba ella, deshabitada: sirena sin cuerpo de pez.

El malecón desplegaba su espacio para un recorrido nocturno:
túmulos en la pleamar ante aquellos ojos,
como la respuesta adecuada.

De ahí que la Mar del Plata,
pudo con su volumen,
pescar a una amante para la muerte.

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas