miércoles, 6 de mayo de 2015

La María






La María, la complaciente,
                        la transgresora;
la que violentamente, ha
            escupido la copula de la catedral,
            con una prontitud de caderas
                                   sublevadas.

¡Sea sombra desnuda de primavera!

¡Sea exquisito infierno y obnubile!

¡Sea fruto puesto para la mesa del Deseo!

¡Sea quebranto anunciado para la inocencia!

Que sea serpiente, de una vez por todas,
            ascienda desde su nido,
                        y escolte
al caracol con vello púbico  a morder el retablo;
            inmortalice el temblor de las tetas en su
                        transparencia de altura,
y que, volátil, convenza sin secuelas,
                                   esos pasteles tímidos
                                   de las nalgas,
que luchan por distinguirse a la par
                                   con el mando de los muslos.

La María, si decide inmortalizar las turgencias,
                        la hoguera ardería,
                                   consumiendo

la leña para la carne.


La Engreída



La engreída, conoce de posturas casuales
            esclaviza la sed del ojos para atenderla.

Ha doblado la proporción de la carne
                        para
            facilitar cifras húmedas, ascendidas desde
                                               las sombras.

¡Sin vacilación ha tomado el riesgo!

Con mucha pretensión, hace surgir una
                        incógnita, por incremento del verano
                        que hiela la inocencia:
            la vorágine que revuelve el océano venusino entre
                        magníficos escollos
                        lisonjeros. Las
            borrascas, en esas latitudes, de seguro, abatirían
            proas calientes.

¿Qué divisas más poderosas ascienden
con tal incontinencia?

En tales circunstancias, el ofidio del pecado
                        deja blasón sencillo y fácil, sin
manchas de hipocresías.

            La verdad, es que, la engreída, dificulta el error

                        de la inocencia.



La Monarca





Sabe dirigir, ésta Monarca, la verticalidad;
                        afronta la realidad de la carne
                        sin resumirla,
destituyendo sagazmente el control
                                   terrible
                                   de la veste.

Amonesta aquello que la candidez
                                               aplaude.

Prosperidad absuelve al caracol cortesano
y a los vasos de luna,
                                   hace tiempo
                                   obligados
                        a dormirse en la sima
                        de la
            vergüenza.

Delicioso tinte, que transcurre con el auge       
                        dictaminado, dándole paso al sol
                        para que intervenga
con sus flecheros amarillos.

            Con bautizo encendido asciende la
            piel,
                        abandonando la manzana del ofidio
            en las bocas, como obsequio del rapto.

            El enigma se ha delatado.

La brisa entra en la
                        madriguera escapada.

La Monarca,
                        intré-    
                                   pida,
reconoce la carne como elemento
para trascender al pecado.






La Solista


 
La Solista

Orfelia, hija de Orfeo,
                        de quien hereda la lira,
desengaña las sombras
                        que forzaron al cuerpo
                        a la vergüenza.

Vence, en este instante, a la bestia
                        del atuendo, coordinando el desnudo.

¡Màrtir que padece la honra!

¡Egoísta que suaviza el pudor!

            Nunca antes la lira tuvo mejor
                        Postura. Sus cuerdas,
aún intocadas, esperan el virtuosismo que
            la manzana
                        mordida a diario templa.

Alma y cuerpo, son unidad
                                   para que-
                                               brar
            el silencio y extender el convite.

Entre las susurrantes e insipientes
            impactos de luna, el abrazo recto de las
cuerdas
cruza,
con la esperanza
                        que alguna nota surja desde
el tímpano del 
                        torso; y
            que el pubis aromático, allí severo,
            se cuelgue
en
            cada
                        eco
vibrátil que se propague, hasta que el relente
            humecte,
                                   cordialmente,
los labios y etiquete los muslos.





.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas