miércoles, 6 de mayo de 2015

La Solista


 
La Solista

Orfelia, hija de Orfeo,
                        de quien hereda la lira,
desengaña las sombras
                        que forzaron al cuerpo
                        a la vergüenza.

Vence, en este instante, a la bestia
                        del atuendo, coordinando el desnudo.

¡Màrtir que padece la honra!

¡Egoísta que suaviza el pudor!

            Nunca antes la lira tuvo mejor
                        Postura. Sus cuerdas,
aún intocadas, esperan el virtuosismo que
            la manzana
                        mordida a diario templa.

Alma y cuerpo, son unidad
                                   para que-
                                               brar
            el silencio y extender el convite.

Entre las susurrantes e insipientes
            impactos de luna, el abrazo recto de las
cuerdas
cruza,
con la esperanza
                        que alguna nota surja desde
el tímpano del 
                        torso; y
            que el pubis aromático, allí severo,
            se cuelgue
en
            cada
                        eco
vibrátil que se propague, hasta que el relente
            humecte,
                                   cordialmente,
los labios y etiquete los muslos.





No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas