miércoles, 6 de mayo de 2015

La María






La María, la complaciente,
                        la transgresora;
la que violentamente, ha
            escupido la copula de la catedral,
            con una prontitud de caderas
                                   sublevadas.

¡Sea sombra desnuda de primavera!

¡Sea exquisito infierno y obnubile!

¡Sea fruto puesto para la mesa del Deseo!

¡Sea quebranto anunciado para la inocencia!

Que sea serpiente, de una vez por todas,
            ascienda desde su nido,
                        y escolte
al caracol con vello púbico  a morder el retablo;
            inmortalice el temblor de las tetas en su
                        transparencia de altura,
y que, volátil, convenza sin secuelas,
                                   esos pasteles tímidos
                                   de las nalgas,
que luchan por distinguirse a la par
                                   con el mando de los muslos.

La María, si decide inmortalizar las turgencias,
                        la hoguera ardería,
                                   consumiendo

la leña para la carne.


2 comentarios:

eugenia garrido gomez dijo...

Tu escribes de mujeres y yo de hombres. Me siento identificada en este poema. Lo disfrute. Gracias

Luis Enrique Yong Taboada dijo...

Hola Eugenia. Gracias por tu comentario. Es bueno que te haya gustado. Saludos.

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas