miércoles, 6 de mayo de 2015

La Engreída



La engreída, conoce de posturas casuales
            esclaviza la sed del ojos para atenderla.

Ha doblado la proporción de la carne
                        para
            facilitar cifras húmedas, ascendidas desde
                                               las sombras.

¡Sin vacilación ha tomado el riesgo!

Con mucha pretensión, hace surgir una
                        incógnita, por incremento del verano
                        que hiela la inocencia:
            la vorágine que revuelve el océano venusino entre
                        magníficos escollos
                        lisonjeros. Las
            borrascas, en esas latitudes, de seguro, abatirían
            proas calientes.

¿Qué divisas más poderosas ascienden
con tal incontinencia?

En tales circunstancias, el ofidio del pecado
                        deja blasón sencillo y fácil, sin
manchas de hipocresías.

            La verdad, es que, la engreída, dificulta el error

                        de la inocencia.



No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas