miércoles, 6 de mayo de 2015

La Monarca





Sabe dirigir, ésta Monarca, la verticalidad;
                        afronta la realidad de la carne
                        sin resumirla,
destituyendo sagazmente el control
                                   terrible
                                   de la veste.

Amonesta aquello que la candidez
                                               aplaude.

Prosperidad absuelve al caracol cortesano
y a los vasos de luna,
                                   hace tiempo
                                   obligados
                        a dormirse en la sima
                        de la
            vergüenza.

Delicioso tinte, que transcurre con el auge       
                        dictaminado, dándole paso al sol
                        para que intervenga
con sus flecheros amarillos.

            Con bautizo encendido asciende la
            piel,
                        abandonando la manzana del ofidio
            en las bocas, como obsequio del rapto.

            El enigma se ha delatado.

La brisa entra en la
                        madriguera escapada.

La Monarca,
                        intré-    
                                   pida,
reconoce la carne como elemento
para trascender al pecado.






No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas