sábado, 15 de febrero de 2014

DESALMADO





El delincuente yace sometido en el suelo, golpeado sin piedad por el gendarme. Éste, le increpa:
—¡Tás detenío. Confiscao tu almamento!

Cantidad de palabras: 22

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas