sábado, 26 de noviembre de 2016

Ron con Coca-Cola



«Mi barba significa muchas cosas para mi país. Cuando hayamos cumplido nuestra promesa de un buen gobierno, me afeitaré la barba.»
(Fidel Castro, 1959, entrevista con la CBS)


No se pongan de pie, que aún no es hora de la ovación. Las manos no tienen
el espacio entre ellas para aplaudir. ¡Hay que ayudarlas!

Todavía no se festeje, pero dispongan los pasapalos 
en la nevera y las servilletas en la despensa.

La Coca-Cola la llevo bajo mis brazos, y el ron…
estoy por elegir cuál marca comprar.

En cuanto al granito, no solo hiede a ergástula, 
sino a dama martirizada. Me obligan 
a respirar el mal y esto adormece mis pulmones.

La leyenda mantuvo su obsesión a toda costa, pero el juanete no deja calzar 
bien el zapato. Sería disparatado aletargar 
la marcha con trabas ya obsoletas.

No se diga intactos, renuentes, incorregibles, a quienes 
nunca se trasquilaron, porque al final de cuentas, 
las canas fácilmente la arrastra la tormenta.

Lleven vasos, muchos vasos, incontables vasos, porque los míos, algunos los perdí, otros fueron robados. 

Eso sí, por el día de hoy ¡Hay que brindar!

¡Salud!

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas