miércoles, 20 de marzo de 2013

PALABRAS SENTIDAS AL POETA MUERTO





 
¡AY poeta! Esta pena tanto duele,
¡cuán me desuela tu partida pronta!
¡Qué  fecha  aciaga,  hechura  del  destino!
    Íngrimo  ahoga.


La efusión en tu postrer libro escrito;
hizo de mi nostalgia, dicha plácida.
Cantares gratos que jamás leí,  
    gratos a mi alma.


Víte  en  mis  sueños  elevarte  al  cielo
gozoso, guiado por un ángel noble;  
y versos de  la  Biblia  te  enseñaba 
    cántico  dócil.


Familia, amigos lloran en tu tumba;
postrados te colman con flores grises.
Un  eco  cunde por  las  cuatro zonas,
    llanto por  miles.


Poeta ¿quién cantará el verso diario?
¿Qué extraño bardo vendrá con tu talle?
¿Cuál  será su  intención, franca o  mezquina?
    ¿Cuál  su  semblante?


¿Placerme cómo, falto de tus trovas?
No sé atenuar ésta dolencia mía.
¡Oh Señor, dame redención... te ruego!
    Palia mi cuita.


La muerte, es suerte final de la vida;
con ella, el juicio a nuestras anchas deudas.
Nos destinamos a ese evento propio.
    Muerto el poeta.
 
                                        (09 de mayo 2.003)

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas