domingo, 17 de marzo de 2013

EL SILENCIO



Aquí asume el silencio con premura
su vacía tormenta sin sonido
a saturar la habitación oscura
donde yazgo hace tiempo consumido.

Refiere con acento a su manera
cada estrépito oculta de su boca;
nada que dañe, nada que blandiera
con el filo o quebrante con la roca.

Espécimen mostrando su portento
al sonido que posa inexpresivo
y tildado vasallo sin aliento.

Admito ser su férvido cautivo.
El silencio es acústico en su clase,
lo acústico silencia ante su pase.

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas