domingo, 14 de junio de 2015

La Ilustre





Se entiende con sus lunas.
                        Las descuelga
de  aquella noche perniciosa, donde jamás
el renombre las llegó a toquetearlas.

De espalda al mundo, ilustra sin engaños,
            el caudal
            heredado de Venus Calipigia.

Fue en una primavera insólita,
                        en la que supo captar que manos
            hidrópicas,
            pudieran subvertir el cansancio.

de doncella, y habilitarla hacia los filos
                                                           del pecado
¡Dócil, muy dócil con el ascenso de la piel!

Duquesa de su cuerpo, precediendo a la
                        hora  áspera de la vejez cuando
            intente morderla.

Disfruta y descansa la corteza —aun en
                        horas matutinas—,
manteniendo oleajes frente a las sombras que pretenden aislarla
con ese estrato de amnesia y señuelo.


En estas horas claras, las lunas acontecen
para vibrar la carne de quien
            las obtengan con pasión.

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas