martes, 12 de marzo de 2013

ES UN PACTO DISCERNIR


Juicio debe cruzar el franco atajo,
atajo que instituye nuestra mente;
sería asunto propio del relajo
si lo cediésemos a torpe gente.

Hace bastante tiempo transcurrido,
a los pies le impidieron con la traba
de acero, continuar el recorrido;
con tal miseria así se le trataba.

Con tales cargos surge nuevo obstáculo
cuando procuran, no educar, oír
arengas, como asunto de un oráculo.

Señores, es un pacto discernir,
y no esperar la efigie que se esculpa,

porque el revés no traerá disculpa.


No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas