jueves, 28 de febrero de 2013

OLIVO



¿Cuánto pesa un olivo o su fruto en verano?
¿Cuántos deseos valen para alzar su estructura?
¿Cuánto brazo es instado para colmar el cesto
con tanto mineral surgido del origen?

Nada es más comparable que la siega avanzada
en el que ramo fértil presenta su caudal
-que estuvo concretándose en la savia recóndita-
a los ojos nativos, agrarios y telúricos.

Que sean los asaltos pesadilla en la cama,
y no se constituya la ofensa del versículo.

Que el olivo resida en su trono silvestre.



No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas