miércoles, 13 de agosto de 2014

Libro De Las Preguntas (VII - XI)

VII


¿Qué la albahaca enarbolara
su aroma y parezca bandera?


¿Qué un huevo frito en el sartén
es naciente sol comestible?


¿Llegará el día en que el político
se dedicara a la política?


¿Si la niñez es inocencia,
en la adultez de qué nos culpan?




VIII


¿Si con un beso la desfalco
yo merecería la cárcel?


¿Avergonzaría al café
si no lo consumo en la taza?


¿Se inmortalizara la arepa
si le hallan vestigios lunares?


Sin querer me mordí la lengua
¿afectaría eso al silencio?




IX


¿Qué gana el viandante asteroide
con enterrarse en nuestra Tierra?


¿Asumo que conoces algo?
Porque nada me has preguntado


¿Para qué sembrar tantas papas
y sus clases, por los peruanos,


si con una especie es bastante
para matar rápido el hambre?




X


¿Es un baúl repleto en oro
la mandíbula del maíz?


¿Haría quejar un diluvio
al desagüe por su hediondez?


¿Cuánta sal retiene el océano
en su hábito de acaparar?


¿De tarde en tarde al horizonte
le hieren su mercadería?


¿Acaso una hojuela de avena
es respuesta en plato del pobre?




XI


¿Por qué con tanta primavera,
en mi jardín venezolano,


siguen floreciendo caudillos
con sendos culos incongruentes?


¿Tiene esperanza la pregunta
por la respuesta diminuta?

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas