viernes, 14 de septiembre de 2012

T.G.




Se incendian dedos en el aire
y el vidrio cae en giros lúgubres.

Estas son horas de quejido
que jamás dispuso el reloj.

La armazón ya no es un cifra.

No hay comentarios:

.

.
Escudo de Lucevelio

Contador de visitas